Una decision muy dura de tomar

resuntex.es sabanas foto 3

Ver envejecer a tus abuelos o padres es algo muy bonito, ya que es señal de que vivimos etapas diferentes de nuestra vida con ellos, pero a la vez se convierte en algo triste y difícil, sobre todo cuando se hacen demasiado mayores y hay enfermedades a las que no se le pueden hacer frente. Hay quienes suelen criticar el hecho de llevarlos a una residencia, aún sin saber la situación de cada persona. La verdad que no todo el mundo se puede permitir el lujo de dejar su trabajo y dedicarse en cuerpo y alma a cuidar de su ser querido, entre otras cosas porque las facturas no se pagan solas y los medicamentos tampoco. Hay situaciones en las que nos debemos fijar en buscar lo mejor para ellos, siempre en pro de que estén bien cuidados y atendidos. Hay quienes sufren de alzhéimer y no pueden quedarse solos, ni siquiera con personal que pueda cuidarla en casa, es verdad que hay enfermeras que trabajan a domicilio pero se debe tener económicamente hablando un buen colchón para poder hacerle frente, por lo que el camino más seguro y muchas veces el más económico es el de llevarlos a una residencia donde de verdad se encuentren bien atendidos.

Claro hay quien no elige cualquier residencia se asegura de que sea una con los mejores profesionales aunque le cueste un poco más, hay quienes van todos los días para cerciorarse de que los tratan como se merecen, de que les dan su medicación a sus horas, su comida, de que los tengan aseados, y de que les tengan un buen textil para geriatria aunque nos pueda parecer una tontería, es muy importante que las personas mayores debido muchas veces a sus incontinencias urinarias, dispongan de una cama limpia a diario. Es verdad que hay quienes los dejan allí y no los visitan más que una vez al mes, sin importarles si están bien o mal, lo que pasa que yo quiero creer que son los menos y que todo el mundo se preocupa de sus mayores como corresponde, nadie debería morir en la más absoluta soledad, sin sus familiares cerca sin ni siquiera poder despedirse cuando llegue el momento. Tengámoslo en cuenta y cuidemos como se merece a quienes durante toda su vida se han volcado en cuidarnos y en que no nos falte de nada.