Un coche en el que cabe de todo

desguaces4x4.com foto 1

Hace ya tiempo que nos compramos un 4X4, por lo menos dieciocho años que teníamos muchas dudas en cuanto a que coche comprarnos. Esas dudas que no sabes muy bien qué hacer, te vuelves loco viendo modelos y la verdad que te das cuenta que cuantos más vez más difícil se pone la elección. Recuerdo que fuimos a ver los 4X4 era casi la última marca que nos quedaba por ver, la verdad que cuando no tienes una idea fija resulta muy difícil poder decidirse enseguida, fue un viernes y la verdad que nos quedamos bastante satisfechos con lo que nos enseñaron. En sábado quedamos con unos familiares y amigos y les contamos lo que nos había gustado en particular un coche, es verdad que nos parecía un poco grande pero nos había sorprendido la gran capacidad que tenía, pusieron de inmediato el grito en el cielo, parecía que habíamos cometido un crimen, ¡qué ese coche que no que es muy grande, que no lo vas a poder estacionar, te va a comer la gasolina, os vais arrepentir! La verdad que nos puso un cuerpo que ni te cuento, todas las ganas de saber más se esfumó en un momento.

Decidimos  centrarnos en otro tipo de coche pero el catálogo en la cocina cada día nos llamaba más, lo hablábamos entre nosotros, la verdad que no queríamos equivocarnos bajo ningún concepto, un coche es para mucho tiempo y se debe estar muy seguro d la elección final. Volvimos al concesionario y el vendedor hasta nos dejó dar una vuelta para que lo probáramos estacionáramos y nos diéramos cuenta de la maravilla que teníamos entre manos, desde luego no le faltaba razón, y no solo porque a é le interesaba venderlo, sino porque nos encantó. Como digo dieciocho años han pasado de aquello y el coche jamás nos ha dado un problema grave ha salido bastante bueno, tan solo nos rompieron un retrovisor y lo encontramos a muy buen precio en un desguacesde4x4 por lo demás una auténtica maravilla, ahora que nos vamos de vacaciones me llevo todo lo que necesito sin restricciones ya que puedo meter en su enorme maletero todo lo que necesitamos sin preocuparnos del espacio. Menos mal que no les hicimos ningún caso a nuestros familiares y amigos porque seguro que al final nos habíamos acabado arrepintiendo mucho de la decisión.