Un aniversario muy movidito

pildoradeldiadespues.es foto 2 (2)

Cuando se van cumpliendo años en tu matrimonio te vas dando cuenta de verdad de lo lejos que habéis llegado, de los buenos cimientos que habéis forjado y por supuesto de la preciosa familia que de ello se ha formado, fruto sin duda del amos y el respeto de muchos años juntos. La verdad que solo el tiempo que estuvimos recién casados que fue poco es que disfrutamos de una celebración de aniversario, cuando nació mi primera hija no vimos oportuno dejarla con nadie para salir nosotros y decidimos que con quien mejor celebrar otro año de amor que no fuera con ella, fue así como año tras año todos nuestros aniversarios los hemos celebrado en casa junto a nuestras hijas. Este año cuando íbamos a prepararlo pensamos en que se cumplían trece años, la verdad es que no somos supersticiosos pero dicen que quien evita la ocasión evita el peligro, y viendo que cada día más y más parejas se separan y enseguida rehacen su vida, no hemos querido tentar a la suerte y celebrarlo solos en pareja y tener por fin una noche para nosotros solos.

La verdad que no quisimos irnos muy lejos en nuestra ciudad hay un hotel muy chulo al que no habíamos ido y la verdad que elegimos la suite nupcial como si de recién casados se tratara, queríamos que todo fuera muy especial y aunque es a diario cuando nos demostramos lo enamorados que estamos nunca está demás alejarse de lo cotidiano y tener una velada romántica. La verdad que solo era una noche pero todos sabemos lo que los niños acarrean y yo que no quiero que se dejen nada, las tuve que ayudar, bueno mejor dicho lo tuve que preparar todo para que no tuvieran a su abuela loca diciendo me he dejado esto o aquello. Pues nada una vez dispuesta todo me tocaba coger mis cosas pero como siempre me quedo para la última tuve que coger todo muy rápido y salir corriendo porque mi marido ya me esperaba en el coche.

Tengo que decir que menuda habitación que detalles más bonitos y sobre todo el champan que buena cuenta dimos de él, tanto es así que non tardamos nada en hacer el amor como si de adolescentes se tratara. Pero cuando fui a darme una ducha y tomarme la píldora me di cuenta que con las prisas no la había cogido, así que en plana celebración me toco bajar a la farmacia de guardia en busca de la píldora del día después y por lo menos continuar la velada de manera mucho más tranquila. Sin duda un remedio que hace que en momentos así no te llegues a desesperar.