La utilidad de las destructoras de papel

destructoras-de-papel.es foto 5

Si alguien me pregunta a mí personalmente por las destructoras de papel puedo hablar de ellas bajo mi propia experiencia, ya que hay quienes inventan cosas sobre ellas y no hay más que leer en muchas ocasiones otro tipo de post que nada tienen que ver con las destructoras en sí. Yo en mi caso puedo decir que las conocí por casualidad, si hay una cualidad que no va para nada conmigo es sin duda la de ser ordenada, creo que es superior a mis fuerzas y por más que intento ser ordenada no lo consigo, en casa gracias a que tengo ayuda sino sería incapaz de tenerlo todo ordenado. La verdad que me viene desde chiquitita, pensé que con el tiempo cambiaria sobre todo al casarme o al tener hijos, pero nada de nada. Siempre he trabajado en una oficina y la verdad que era un autentico desastre menos mal que mi jefe era amigo mío y sabía perfectamente como era, porque otro en su situación me hubiera echado a la calle.

Todo empezó cuando nacieron mis hijos tengo mellizos y la verdad que no podía incorporarme al trabajo tan rápido como quisiera, así que empecé a trabajar en casa con cosas de poco, cosas puntuales que necesitaba mi jefe, hasta que de lo poco fui a lo mucho y acabé poniendo mi propia oficina en una habitación de mi casa. Tenía mucho más tiempo para mis pequeños y podía tener el trabajo que necesitara en la oficina hecho a tiempo, un día en la que me visito mi (jefe-amigo) se dio cuenta del desorden que tenía en el despacho, y es que era desordenada hasta para tirar los documentos que no valían para nada, ese día se sentó en mi mesa y tecleo en el ordenador www.destructoras-de-papel.es enseguida me di cuenta de lo que era y ¿por qué no me había dado cuenta antes? La verdad que era la forma en la quien podría destruir el papel en el momento sin necesidad de estar llenando papeleras ni bolsas de basura. Es verdad que cuando la vi por primera vez en una oficina de seguros me gustó un montón pero no pensé que la podría tener en casa, como veis sí que se puede y desde entonces mi mesa y despacho en general parecen otro, ojalá la hubiera comprado mucho antes, cuanto desorden me hubiera ahorrado.